Presentaciones a los medios y a inversores

En la web UploadVR se hace eco de los proyectos de DISCOVR, entre los que se encuentran DISCOVR ROME. Como parte de la iniciativa River de Rothemberg Ventures, DISCOVR es entrevistada para explicar sus planes de futuro de cara a crear contenidos educativos para la Realidad Virtual. El motivo del seguimiento por parte de UploadVR es que durante el pasado día 27 de abril todas las empresas de la iniciativa River mostraron sus proyectos y progresos a potenciales inversores en el parque de AT & T en San Francisco. Ha sido emocionante pode empezar a mostrar nuestros progresos, y Josh Maldonado, director del proyecto, ha hecho un trabajo estupendo para tener el máximo de features disponibles en la demo.

IMG_1298

Josh explicando el proyecto a la gente que atendió al evento

 

rome 3

Imagen del proyecto siendo editado en Unity

Los asistentes quedaron muy impresionados y la experiencia nos ha servido para estimularnos con nuevos retos cada vez mayores. Sin duda, el trabajo dista mucho de estar acabado. Estamos barajando la posibilidad de llevar todo el proyecto a Unreal para lograr la mayor calidad visual posible. Esto supondrá un trabajo extra para llevar el audio, animaciones e interactividad al sistema de Unreal, pues todo hasta ahora ha sido desarrollado en Unity. Y ni que decir tiene que yo soy un apasionado de Unreal. Además, el proyecto tiene que crecer en contenido y profundidad de la escena de Roma que estamos recreando. Va a ser extraordinario lo que vamos a poder lograr en la próximas semanas.

 

 

Será la Realidad Virtual una tecnología disruptiva?

Durante estos últimos meses y el último año la Realidad Virtual ha vuelto a ser un tópico común de las conversaciones sobre nuevas tecnologías. Yo, que habitualmente no me sumo de inmediato a la adopción de una nueva tecnología, he hecho sin embargo una excepción aquí. La Realidad Virtual me ha llamado poderosamente la atención desde casi el primer momento en que ha vuelto a ponerse de actualidad.

En un primer momento, al ver cómo estaban los avances con la tecnología de cara al consumo doméstico, pensé de inmediato que iba a ser algo disruptivo, algo que iba a marcar un antes y un después, y lo sigo pensando. Aquel Oculus Rift DK1 que empezó a circular hace ya casi dos años no era un producto perfecto, por supuesto, pero permitía vislumbrar con claridad lo que iba a ser el futuro. No costaba mucho hacer una interpolación en calidades y prestaciones para imaginar lo que podrá ser en cinco o diez años, viendo la evolución que la informática y la electrónica suelen tener.

Así pues me lancé a explorar las posibilidades, a probar demos, a producir algunos ejemplos, y a mostrar los productos a terceras personas. Esperaba reacciones muy similares a las que yo había tenido, pero lo cierto es que me ha sorprendido constatar un detalle. La Realidad Virtual que ahora tenemos, un poco imperfecta y en fase de prototipo, produce reacciones bastante desiguales. Hay personas que se impactan de inmediato con esta tecnología, vislumbrando su potencial y posibilidades, y otras que muestran una llamativa indiferencia o incluso miedo.

Por qué estas reacciones tan diversas es algo que se me escapa, aunque quizá no las comprenda del todo porque ya es fácil haber olvidado las reticencias con las que muchos recibimos la llegada de los móviles, yo incluido.

2007Computex_e21-MartinCooper

Ya se nos ha olvidado cómo fueron los comienzos de la telefonía móvil. A la izquierda, Martin Cooper, de Motorola, realizando la primera llamada móvil comercial en un prototipo de 1973. Pesaba 1,1 kg, tenía 23 cm de largo, autonomía de 30 min, y se tardaba 10 horas en recargar la batería. A la derecha, móviles de principios de los 90, ¡veinte años después! Actualmente los avances en tecnología se han multiplicado por 10, y en sólo dos años la calidades de los productos se duplican. Véase abajo el Samsung Galaxy Note 4, un teléfono que monta una pantalla de 1440 x 2560 píxeles (más de 500 píxeles por pulgada), tiene una autonomía de un día completo a uso intensivo y se recarga en sólo 30 min. La Realidad Virtual, aprovechando las tecnologías móviles, es seguro que entrará en la misma espiral de avances.

 

Samsung-Galaxy-Note-4-3

La telefonía móvil, en sus comienzos, fue cosa de ejecutivos y personas pudientes que podían permitirse el alto coste de los primitivos terminales. Se nos hacía raro ver a gente hablar por teléfono por la calle. Muchos no entendían la necesidad de que un consumidor medio estuviera permanentemente conectado y disponible. Pero esa reticencia inicial cambió, progresivamente, y hoy en día no concebimos salir de casa sin el terminal y sin que cualquiera pueda contactarnos a cualquier hora del día y en cualquier lugar. Es un hecho que los seres humanos somos reacios a todo avance técnico que suponga un gran cambio en la forma en que funcionamos a nivel vital. El teléfono móvil ha traído grandes avances pero también grandes incovenientes, como cierto grado de esclavitud y servidumbre. Y no son escasos los telefilmes en los que se muestra al protagonista arrojar el móvil como gesto de libertad y rebeldía.

Hasta ahí todo es lógico y normal. Sin embargo, con la Realidad virtual esto se ha acentuado. Siendo como es una tecnología con un potencial similar al de la telefonía móvil si no mayor, a pesar de ello se sigue viendo con una enorme indiferencia y reticencia. No se visualiza lo que será en pocos años, si no que mucha gente se cierra a verlo como únicamente la tecnología que es hoy, y no se para a considerar el enorme avance que se ha producido en ella en los escasos últimos meses, que auguran un avance espectacular en no mucho tiempo.

Quizá una explicación a la excesiva reticencia que provoca esta tecnología hay que encontrarla en la pésima educación que ha ofrecido al consumidor la pléyade de películas, algunas de culto, que han retratado a la Realidad Virtual. O la marcada etiqueta con la que se ha categorizado a esta tecnología desde su intento fallido de los años 90. O quizá es que la Realidad Virtual es una experiencia donde la tecnología nos lleva a un punto que raya con lo admisible por el ser humano, algo que probablemente nos ocurrirá en un futuro con la robótica de consumo doméstico.

Se trata de tecnologías que no se conforman con expandir un aspecto de nuestras vidas. No es que ahora podamos hablar a distancia, o vernos a distancia, como permiten la telefonía o la televisión. La Realidad Virtual permite experimentar a la otra persona como si estuviera junto a nosotros, o experimentar que somos nosotros los que real y físicamente hemos cambiado de ubicación. Es algo enormemente visceral, una tecnología que juega con nuestros sentidos y nuestras emociones en su conjunto y no sólo con una simple capacidad humana. No es sólo “poder oír” o “poder ver” a otro. Es poder “sentir” a otra persona. Es poder experimentar la sensación de la presencia de otra persona, o de otro lugar. No creo que ninguna tecnología tenga una meta más ambiciosa, y por contra, más peligrosa de cara a la aceptación por parte del consumidor.

Viendo la evolución actual de la tecnología, estoy convencido de que en no muchos años, las gafas de Realidad Virtual y Realidad Aumentada serán tan ligeras como unas gafas de sol que podremos llevar con nosotros a cualquier parte, y mediante un móvil o un PC recibir contenido de forma inalámbrica. ¿Y quién no lleva unas gafas de sol en el bolsillo a todas partes?

Viendo la evolución actual de la tecnología, estoy convencido de que en no muchos años, las gafas de Realidad Virtual y Realidad Aumentada serán tan ligeras como unas gafas de sol que podremos llevar con nosotros a cualquier parte, y mediante un móvil o un PC recibir contenido de forma inalámbrica. ¿Y quién no lleva unas gafas de sol en el bolsillo a todas partes?

Podría acabar diciendo que de todo lo anterior se puede deducir que la Realidad Virtual va a tener un éxito limitado y no va a ser ampliamente aceptado por la población. Pero estoy convencido de que no va a ser así. Creo que la Realidad Virtual, cuando se vuelva una tecnología tan intuitiva, completa, y manejable, por no decir asequible, a como ya lo son tecnologías como la telefonía móvil, en ese momento se volverá algo tan único y especial que vencerá una a una todas las reticencias de la sociedad y se irá abriendo hueco entre los consumidores hasta convertirse en esa tecnología que de nuevo lo revolucionará todo. Nuestra forma de comunicarnos, de interactuar con el mundo, de expandir nuestras opciones y posibilidades al trabajar, al tener ocio o simplemente al hacer nuestras habituales rutinas.

El tiempo dirá. Y no será en mucho tiempo.

Grandes noticias!!

Estoy encantado de anunciar que este proyecto ha entrado en un nuevo nivel. Ahora estoy uniendo fuerzas con la empresa DISCOVR para llevar adelante el sueño de ver reconstruida la antigua Roma en Realidad Virtual.

DISCOVR es una joven empresa que recientemente ganó entrar dentro del primer programa de aceleración de empresas de Realidad Virtual de la empresa de venture capital Rothenberg Ventures. El objetivo de DISCOVR es crear nuevos contenidos educativos para una nueva era donde la educación inmersiva será una realidad.

Unir esfuerzos con DISCOVR va a significar un increíble impulso para el proyecto, que con ello dejará de ser un proyecto personal desarrollado en el tiempo libre para pasar a ser parte de un equipo de múltiples desarrolladores, muchos a tiempo completo. No puedo esperar a ver lo impresionante que va a ser lo que en los próximos meses podamos acometer todos unidos. Creo que finalmente esa apasionante idea de poder caminar entre los colosales edificios de la Roma imperial va a ser posible, y los últimos movimientos de la industria, tanto con la aparición de nuevos HMDs, como de nuevos sistemas de input, de nuevas APIs y tarjetas gráficas, lo hacen todo aún más prometedor. La última GDC ha estado cuajada de anuncios, y está claro que 2015 va a ser el gran año del despegue de la Realidad Virtual. DISCOVR, ahora con oficinas en San Francisco, en el mismo corazón mundial de la Realidad Virtual, está en una posición muy favorable para desarrollar y lanzar esa soñada experiencia.

Ya estamos más cerca. Por fin el camino nos va a conducir a Roma.